Todo sobre el
BALÓN GÁSTRICO.

Conoce toda la información necesaria sobre esta intervención, precio del balón gástrico, ¿Lo cubre la seguridad social?

 

Los efectos secundarios y complicaciones del Balón Gástrico son algo mínimo, si lo comparamos a la importante ayuda que aportaría al paciente. Los pacientes que pesan entre 25 a 35 kg de más, pero que no están capacitados para someterse a una operación de obesidad, les ayudaría el balón gástrico endoscópico de 6 y 12 meses de duración, que son implantados por endoscopia.

Hay otros casos donde se encuentran 15 a 20 kg de más y es posible encontrarse con ayuda en el balón ingerible y excretable. El balón gástrico, independientemente del tipo, ocupan un espacio y un peso de 550 a 770 cc o gramos en el estómago, disminuye el apetito y causa saciedad con pequeñas y moderadas comidas.

¿Cuáles son las posibles complicaciones por la implantación de un balón gástrico?

Se divide en varios, uno de estos es el Balón Gástrico Endoscópico, que son relacionadas con una gastroscopia. La gastroscopia es el método más seguro en manos expertas, cuyas complicaciones son pocas. Sin embargo, implantar el balón resulta más complejo y delicado, pero al tener la formación adecuada, el proceso es extremadamente sencillo.

La entrada en el estómago usando un endoscopio es técnicamente sencillo, de igual forma la colocación y el hinchado del azul de metileno -que es un colorante usado para identificar una posible fuga- y el balón suelo fisiológico. La sedación anestésica, que realizada por un especialista en anestesia, resulta muy seguro.

Otro es el «Balón Ingerible y excretable». Hay ciertos aspectos que están relacionadas a la ingesta del balón, uno de estos es un posible atasco en la ingesta, cuyo proceso puede revertirse a través de una tracción simple, y se puede extraer a través de endoscopia. En caso de que se hagan bien las cosas, resulta excepcional.

Otro problema que puede presentarse es el posible atasco del rellenado en el balón fuera del estómago. Este proceso es controlado a través de radiología. En él el paciente presentará un dolor agudo, y es excepcional en caso de que el proceso marche bien. Dicho proceso puede revertirse por sí mismo o con el uso de un endoscopio.

¿Qué pasa si se rompe el balón gástrico?

Hay ciertas complicaciones por retirada o rotura del balón gástrico. Como el caso anterior, se divide según el tipo de balón que se haya colocado.

Para el «Balón Gástrico Endoscópico»:

Su retirada puede ser difícil, especialmente cuando el estómago acumula excesiva fibra vegetal. El paciente deberá llevar a cabo una dieta líquida 48 o más horas antes de retirarlo.

En el caso de que atienda una endoscopia que tenga poca experiencia, podrían aparecer dificultades cuando el balón pase por la laringe, en el proceso de extracción. Se necesitará de intubación para realizar la extracción.

Para el «Balón Ingerible y excretable»:

En este caso se presenta otro tipo de problemas, por ejemplo, un posible atasco durante la expulsión. En el test del producto se ha previsto una incidencia inferior al 0.1% que podría resultar de anomalías anatómicas. Además de esto, ocasionaría que se tenga que hacer una extracción a través de cirugía laparoscópica.

¿Cuáles pueden ser los efectos que se produzcan inmediatament, tras implantar un balón en el estómago?

El estómago tiene una respuesta intentando digerir o expulsar el balón, lo que causa cierta contracción del estómago, percibido como vómitos o náuseas; dolores de cólico o retortijones, que duran entre 12 a 24 horas, en pocas ocasiones alcanza las 72 horas; otros de los efectos adversos son deshidratación, estreñimiento, infección urinaria por oliguria o cetosis.

Estos son efectos transistores que deben ser administrados por un médico que esté correctamente formado al efecto.

Es un tratamiento de medicación oral y generalmente intramuscular, donde se siguen un conjunto de pautas con la finalidad de gestionar a los pacientes.

¿Puedo tener complicaciones en el estómago por llevar un balón durante meses?

Es muy poco probable que nos encontremos con complicaciones del balón gástrico, aunque estas deben saberse identificar para que evitemos las situaciones que son graves.

Estos inconvenientes se evitan con un tratamiento antiácido potente, un excelente control médico y un adecuado volumen de ingesta. Tanto la radiología como la ecografía tienen que incluir controles de imagen del balón.

Hay ciertos elementos a los que hay que prestar la debida atención. Por ejemplo, la irritación de la mucosa gástrica -gastritis-, puede, de forma excepcional, evolucionar a úlcera. En cuanto al reflujo y pirosis -quemazón en el pecho- es frecuente en caso de que el paciente padezca de hernia de hiato, y son casos donde no debe implantarse un balón.

La rotura gástrica, que se asocia al comportamiento bulímico en el paciente, está contraindicado en las personas que lo padecen, ya que los pacientes que tienen bulimia no pueden optar por este tratamiento. Hay quienes pueden padecerlo, pero no son conscientes de este caso. Hay psicólogos que deben evaluar estos casos de forma que pueda descartar síntomas de bulimia, especialmente antes de un tratamiento con balón.